El alcalde inaugura en el Atrio del Ayuntamiento la exposición ‘Presencia y Memoria’, dedicada a José María Ávila

0
153

Se trata de una muestra que refleja la trayectoria del artista local y que pretende traer el recuerdo del pintor, mantener viva su memoria y que su legado no se pierda

 El alcalde de Chiclana, José María Román, y y la hermana del artista, Juani Ávila, han inaugurado la exposición ‘Presencia y Memoria’, dedicada a José María Ávila. Un acto en el que también han estado presentes otros familiares del protagonista, la delegada municipal de Cultura, Pepa Vela, y el director del Museo de Chiclana, Jesús Romero. Coincidiendo con el primer aniversario de su fallecimiento, el Ayuntamiento ha querido rendir homenaje al pintor chiclanero con una muestra que pretende traer el recuerdo del pintor, mantener viva su memoria y que su legado no se pierda. Además, está ubicada en el Atrio del Consistorio, espacio que el propio artista inauguró tras la remodelación del edificio y su paso a sala de usos culturales.

Durante el acto, el alcalde ha incidido en que esta exposición tiene como objetivo ese recuerdo al artista local. “Un recuerdo a cómo José María, desde abajo y porque él quiere, se convierte en artista y profesor, después de estudiar a edad tardía. Es un hecho a valorar, puesto que demuestra que era una persona que sabía lo que quería hacer y que no le importó el tiempo, demostrando ser una personas de fuertes convicciones”, ha destacado José María Román, que también ha señalado que “Chiclana el debía esta pequeña exposición a  José María Ávila”. Además, ha agradecido “el magnífico trabajo realizado por Jesús Romero en el montaje de la muestra”.

Además, Juani Ávila ha agradecido la ayuda de todos para que esta exposición sea una realidad. También ha señalado que su hermano “empezó desde pequeño a pintar”. “Como todo artista desechó piezas como el cuadro en el que aparece de joven o la escultura del niño, que dejó en un rincón y que hemos podido recuperar”, ha destacado.

Por su parte, Jesús Romero ha explicado que esta muestra “es un homenaje a su trayectoria y por ello se pierde esa visión de conjunto y cohesión que José María Ávila daba a sus exposiciones, pero es algo que se ha hecho a propósito para mostrar la evolución del artista y su dominio de los procedimientos plásticos”.

Así pues, esta exposición es una reflexión sobre el devenir de su pintura desde un autorretrato de juventud, hasta sus típico bodegones, pasando, incluso, por un dibujo casi de su infancia. También se puede apreciar su pintura de interior, así como sus paisajes, que fue una constante en su obra y donde dio más el do de pecho.

El artista se marchó justo cuando encontró en la acuarela su lenguaje y su manera más personal de hacer obra, porque son cuadros que, mirados de lejos, difícilmente parece acuarela, por el tipo de impresionismo que casi hay en ellas, pero al acercarte no hay masa y todo es agua. Con ellas inauguró el espacio en el que ahora se le rinde homenaje y algunos de estos trabajos están ahora a disposición del público”, ha señalado el director del Museo.

Además, esta muestra también recrea su taller, con su caballete, sus herramientas, su paleta y sus útiles, mientras que en las paredes se han ido intercalando fotos, reconocimientos, títulos y hasta su tesis doctoral, unidos a un cartel de feria que dibujó, que está expuesto permanentemente en el Museo de Chiclana y que se ha traído aquí para la ocasión.

José María Ávila empezó a crear en una época en la que los chavales de Chiclana no estudiaban Bellas Artes ni estudios superiores, pero él tenía claro desde pequeño que quería vivir del arte y para el arte, pero de forma profesional. Tanto es así que el artista local era doctor en Bellas Artes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre