La exposición ‘De Venecia a Cádiz. Las miradas de Nadia Consolani’ abre sus puertas en el Museo de Chiclana

    0
    558

    La muestra estará abierta al público hasta el 8 de junio y en ella se puede disfrutar de la obra de la que fuera esposa de Fernando Quiñones

     El Museo de Chiclana acoge hasta el próximo 8 de junio la exposición ‘De Venecia a Cádiz. Las miradas de Nadia Consolani’, muestra en la que el público puede disfrutar de la obra de la que fuera esposa de Fernando Quiñones, Nadia Consolani. El alcalde de Chiclana ha acudido a la apertura de la exposición, un acto en el que también han estado presentes el hijo de Nadia Consolani, Mauro Quiñones; la delegada municipal de Cultura, Pepa Vela, y familiares y amigos de la artista.

    Durante el acto, José María Román ha agradecido la presencia de todos en este evento dedicado a Nadia. “Hace años que nos conocemos y la Fundación está en Chiclana por deseo expreso de Fernando Quiñones y por una decisión meditada de la propia Nadia, porque la Fundación siempre será un espacio de la familia, que es la legítima propietaria”, ha señalado, agradeciendo en este sentido la posición de la familia para este espacio esté a 50 metros de donde nació Fernando. “Además, tener la Fundación aquí es importante por lo que Fernando Quiñones supone en el mundo de las letras, del flamenco y de tantas disciplinas”, ha destacado.

    “En este caso, hablamos de Nadia Consolani y es una mujer que siempre sorprende, porque es entrañable, de buen carácter y con buena sorna a la hora de hablar, con un cariño muy especial”, ha reseñando el alcalde de Chiclana, agradeciéndole las decisiones firmes a lo largo de estos años. “Por nuestra parte, estaremos trabajando por la Fundación y, en este caso, también por Nadia, porque se merece todo nuestro cariño, ya que es recíproco, con mucho cariño hacia todos y a lo que supone esta Fundación”.

    Por su parte, Mauro Quiñones ha leído un texto de Nadia Consolani, en el que la artista narraba que “cuando no esperaba nada ni pretendía nada y cuando mis pilas están gastadas, aparezco en la Fundación Fernando Quiñones con mi vida y mi obra y sólo puedo sentir gratitud y algo de pudor. Gracias al alcalde, que siempre he sentido amigo; a Pepa Vela que nunca mejor dicho, vela con cariño por la Fundación; a Mari Ángeles Cabello, que es la que mejor sabe de la obra de Fernando; a la genial profesora Nievas Vázquez, junto con mi comisario Jesús Antonio Serrano“.

    “Con esto se pone en pie un mundo mágico e inesperado, mi vida entera, mi obra. Nunca me tuve en cuenta, porque mi gran preocupación era y es que Fernando siga vivo y leído por su gente como maestro de las letras y no por otra cosa. Su labor ha sido inmensa, tanto que, honestamente, a veces me quejaba de que no me dedicara más tiempo. Mi suegra verdadera ha sido Cádiz y la mama, es la mama. Me siento querida por amigos italianos y españoles y con la edad reconozco que éste es el verdadero tesoro“.

    “Jesús ha sabido buscar en todos los rincones de mi vida y ha conectado con mi entero mundo italoespañol. Siempre he querido a esta ciudad, lugar de mi verdadera suegra. Gracias a todos y espero no defraudar a nadie. Siento no estar hoy con vosotros, pero espero que os llegue mi gratitud por el lugar que hoy me estáis dando”.

    Por su parte, Mauro Quiñones ha agradecido este reconocimiento a su madre, puesto que “a ella nunca se le ha dado la importancia que se debía y es algo que siempre me ha cabreado mucho, porque muchos críticos siempre han dicho que su obra era importante. Ella se siente muy agradecido por esta exposición, que se moverá por otros lugares”.

    Cabe destacar que la artista fue una exitosa ceramista entre los años 70 y 80, exponiendo en Madrid, París, Valencia, Barcelona o Granada, entre otros. Con esta exposición se pretende sacar a la luz la vida y obra de una mujer que, quizás como la mayoría de las mujeres de mediados y finales del siglo XX, se veían eclipsadas por la figura del marido.

    La exposición consta de 18 paneles mediante los que se va haciendo un recorrido desde su infancia, juventud, su posterior matrimonio con Fernando Quiñones y por último su carrera artística como ceramista hasta la actualidad. Para ello se ha dividido en cuatro áreas temáticas, que son: ‘Hija de la Serenísima República… Aquella niña que siempre estaba leyendo’; ‘En un puente comenzó una vida de ida y vuelta… Noviazgo y matrimonio con Fernando Quiñones’; ‘Sra. Consolani Mauro: madre, esposa; pero a su vez ceramista, traductora, poeta… su vida junto a Fernando, su obra artística, libros publicados y poemas…etc’, y ‘De Cádiz, su dogaresa…’ (dogaresa es como la llama Rafael Alberti, su significado viene a ser esposa del Doge, máximo responsable de la república de Venecia y Genova). Además, en una vitrina se expondrá una selección de fotos de su álbum personal, junto con textos, artículos de prensa de exposiciones, libros…etc.

    Hay que reseñar que el comisario de la exposición ha sido Jesús Serrano, humanista especializado en patrimonio histórico-arqueológico, con la supervisión de Nieves Vázquez, escritora, profesora de literatura en la universidad de Cádiz, y de Antonio Cobo, doctor en Historia del Arte e investigador en UCA, y como ayudante del comisariado, Ramón Cao, licenciado en historias y graduado en arte.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor deja tú comentario
    Introduce tu nombre