El museo de Cádiz incorpora tres nuevas piezas procedentes de sus fondos

0
47

La sección de Bellas Artes del Museo de Cádiz se ha visto recientemente reforzada con la inclusión en su exposición permanente de tres obras de reconocidos autores procedentes de sus almacenes, según ha informado la Junta en un comunicado.

Además, aprovechando la incorporación de estas nuevas piezas, el museo continúa con el proceso de optimización de sus luminarias de la sección de Bellas Artes «cambiando progresivamente las obsoletas lámparas halógenas por otras de tecnología led» que son «mucho más eficientes desde el punto de vista energético» y permiten una mejor conservación de las obras al generar una menor radiación calórica y ultravioleta.

Este tipo de iluminación mejora la reproducción calórica y ultravioleta e intensifica la reproducción cromática, lo que hace que «la contemplación de las pinturas sea más cómoda y veraz para el visitante.

En cuanto a las obras que se han incorporado a la exposición permanente se encuentran, por un lado, ‘La predicación de San Juan Bautista’, que es un óleo atribuido al prestigioso pintor barroco Luca Giordano (Nápoles 1634-1705). Este giordano es un artista italiano con gran presencia en España, donde se le conoce como Lucas Jordán y al que Carlos II le encargó pintar los frescos del Monasterio de San Lorenzo del Escorial y tiene obras expuestas en grandes museos como el del Prado.

Junto a los ya expuestos ‘San Miguel’ y ‘El Ángel de la guarda’, completa una trilogía de obras del mismo autor que junto con el Rubens, el Ribera y el único Pickenoy expuesto en España «aumenta el caché de la sala dedicada al Barroco europeo de la institución».

También se incluye ‘Subida al zoco’, de Ricardo Arreondo (Cella, Teruel,1850-Toledo,1911), y que es una tabla de pequeño formato y gran detalle que queda expuesta en la sala dedicada a la pintura costumbrista del siglo XIX del museo.

Arreondo, natural de Teruel se estableció en Toledo y fue amigo de Berueta y Galdós y en su obra se aprecia claramente la influencia de Carlos de Haes y Mario Fortuny. Viajó mucho por España y Francia y el cuadro plasma la vista del Arco de la Sangre en Toledo, llamado así por encontrarse bajo la cofradía que acogía a los condenados a muerte.

Por último, el tercero de los incorporados sería ‘Un corral de Sevilla’, de José de la Vega Marrugal (Sevilla, 1827-1896), y que es un cuadro que se ha expuesto en la sala dedicada a la primera mitad del siglo XX, compartiendo espacio con Sorolla, Zuloaga y Abarzuza, entre otros conocidos autores.

José de la Vega es un pintor sevillano nacido en 1827 del que se tienen escasos datos biográficos. Fue discípulo de José María Romero y Eduardo Cano y la mayor parte de su producción artística está formada por lienzos sobre temas populares y costumbristas como esa escena cotidiana plasmada en la obra que se ha incorporado al museo «con el fin de ofrecer a los visitantes unos fondos pictóricos cada vez más completos e interesantes», ha concluido la Junta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre