El fantasma de Casiopea se muestra al telescopio Hubble

0
51

Los potentes chorros de energía de las estrellas en ebullición pueden esculpir figuras de aspecto misterioso con largos y fluidos velos de gas y polvo.

Un ejemplo sorprendente es el “Fantasma de Casiopea”, conocido oficialmente como IC 63, ubicado a 550 años luz de distancia en la constelación de la Reina Casiopea.

El brillo etéreo de la nebulosa puede recordar a apariciones como las que informan los investigadores paranormales. En realidad, es simplemente hidrógeno que está siendo bombardeado con radiación ultravioleta de la estrella gigante azul cercana, Gamma Cassiopeiae (que no se ve aquí), lo que hace que brille con luz roja. El color azul proviene de la luz reflejada en el polvo de la nebulosa.

La nebulosa IC 63 no es el único objeto bajo la influencia de la estrella cegadora, que libera tanta energía como 34.000 soles. La Nebulosa Fantasma es parte de una región nebulosa mucho más grande que rodea a Gamma Cassiopeiae que mide aproximadamente dos grados en el cielo, aproximadamente cuatro veces más ancha que la Luna llena.

La constelación de Casiopea es visible cada noche clara desde las latitudes medias del norte y más altas. Su distintivo asterismo “W”, que forma el trono de la reina, se ve mejor en lo alto del cielo en las noches de otoño e invierno. Gamma Cassiopeiae, la estrella media en la W, es visible a simple vista, pero se necesita un gran telescopio para ver a IC 63.

El Hubble fotografió a IC 63 en Agosto de 2016.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre