Los fundadores de la encriptación moderna

0
164

La Asociación para la Maquinaria Computacional (ACM, en sus siglas en inglés) ha desvelado los ganadores del premio Turing de 2015. El galardón, dotado con un millón de dólares gracias a la aportación de Google, sirve para reconocer las aportaciones más brillantes en la informática.

Whitfield Diffie (Washington DC, 1944) y Martin E. Hellman (Nueva York, 1945), responsables del célebre sistema de intercambio de clave pública que lleva sus nombres, publicaron un artículo en 1976 que ha sentado las bases de los sistemas de envío seguro de documentos que hoy se usan. Sin su aportación no existiría seguridad en los pagos online, que propician el comercio electrónico, o el envío de archivos. El denominado cifrado asimétrico utiliza dos claves. Una pública, que se comparte. Y otra privada, que asegura el acceso privado. Solo contando con ambas se puede acceder a la información entre dos terminales de comunicación.

Diffie es el máximo responsable técnico de Sun Microsystems, mientras que Hellman es profesor en la universidad de Stanford.

Ambos recibieron la noticia durante RSA, una conferencia de ciberseguridad que se ha celebrado esta semana en San Francisco, donde recibían un trato propio de estrellas del rock. Sin su aportación, seguramente Internet no sería como hoy se conoce. Confiesan que entre 1974 y 1977, cuando trabajaron juntos para crear este protocolo intuían la relevancia de su invención pero no imaginaban que el impacto fuese a ser tan duradero y profundo. “La NSA (Agencia Nacional de Seguridad) ha trabajado con nuestras bases. Nosotros pensábamos que tendría una validez de 10 años, no de 40”, apunta Diffie. Hellman cree que el sector financiero es uno de los que más se ha beneficiado: “El bitcoin, por ejemplo, parte de esa base. 30 años después revolucionó el sistema bancario al descentralizarlo”. Él mismo ha sido durante años miembro del consejo asesor de Paypal. “El nombre viene, precisamente, de la idea de pagar algo entre dos amigos, entre dos iguales, sin intermediario”, aporta con una sonrisa de satisfacción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre