El nuevo jefe de los Mossos viaja a Madrid para tener su primera toma de contacto con Marlaska y la cúpula de Interior

    0
    24

    El nuevo jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, viajó ayer a Madrid sin publicidad para tener su primera toma de contacto con responsables del Ministerio del Interior, entre ellos el titular en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y su ‘número dos’, la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella.

    Fuentes del Ministerio del Interior y de la Generalitat encuadran la visita de Sallent en el marco de la normalidad institucional y del procedimiento habitual cuando ha sido nombrado un nuevo jefe de los Mossos d’Esquadra, aunque sin dar detalles de la agenda porque no era pública.

    La toma de contacto incluyó saludos con responsables de la Audiencia Nacional, donde los Mossos participan en investigaciones bajo la dirección de jueces y fiscales, en algunos casos en colaboración con la Policía y la Guardia Civil.

    El nuevo jefe de los Mossos tuvo oportunidad de saludar brevemente al ministro Marlaska y a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, «una presentación sin más», según subrayan fuentes de Interior. La visita se llevó a cabo una semana después de que, el 3 de junio, el conseller de Interior, Miquel Buch, anunciara el ascenso de Sallent –hasta entonces responsable de Información–, en sustitución de Miquel Esquius.

    Esquius había sustituido a su vez a Ferran López, que asumió la jefatura de los Mossos durante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, cuando el major Josep Lluís Trapero fue cesado tras la celebración del referéndum ilegal del 1-O, razón por la que ha declarado como testigo en el juicio del Tribunal Supremo y está procesado en la Audiencia Nacional.

    Según ha adelantado ‘Vozpópuli’, Sallent estuvo acompañado por el comisario Ferrán López, quien al ser nombrado jefe de los Mossos tras el 1-O también visitó al entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. El extitular del departamento le encargó que «restableciera la legalidad con escrupuloso respeto a las normas recogidas en la Constitución y el Estatuto».

    MARLASKA CONFÍA EN MATENER LA COORDINACIÓN

    Tras su nombramiento, Sallent anunció una remodelación de la cúpula de los Mossos en la que eligió como ‘número dos’ a Cristina Manresa, investigada por un Juzgado de Sabadell (Barcelona) en una causa relacionada con el 1-O.

    El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, se refirió a esta cuestión en declaraciones a la prensa en la última reunión con sus homólogos europeos en Luxemburgo. «Hay que ser cautelosos, todos los cambios evidentemente obedecen a una razón, los cambios de persona, de estructuras, etcétera, pero creo que el fin permanece invariable, que es trabajar en pos de la ciudadanía», señaló mostrando su confianza en que se mantendría la coordinación y antes de subrayar que la comisaria Cristina Manresa era «simplemente una imputada».

    Entre los planes de Sallent en la jefatura de los Mossos se encuentra el despliegue de la nueva escolta encargada de la seguridad del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y de los expresidentes, una iniciativa que ha sido censura por la oposición al entender que se trata de «guardia pretoriana escogida a dedo».

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor deja tú comentario
    Introduce tu nombre