Sanidad y la industria alimentaria se comprometen a reducir un 10% el azúcar de más de 3.500 productos

0
34

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha firmado el ‘Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos y Bebidas y otras medidas 2017-2020’ con la industria alimentaria para reducir, en los próximos tres años, el 10 por ciento del contenido de sal, azúcar y grasas en más de 3.500 productos de la ‘cesta de la compra’, los cuales representan el 44,5 por ciento de la energía total diaria.

La iniciativa ha sido rubricada por 20 asociaciones de los sectores de la fabricación, distribución, distribución, restauración social, restauración moderna y distribución automática y 511 empresas. Los alimentos afectados por el plan son los aperitivos salados, bebidas refrescantes, bollería y pastelería, cereales de desayuno, cremas, derivados cárnicos, galletas, helados, néctares de frutas, pan especial envasado, platos preparados, productos lácteos y salsas.

El objetivo es, además de reducir el 10 por ciento del azúcar, sal y grasas de cara a 2020, asegurar que las reducciones y sustituciones no eleven el contenido calórico; incrementar la oferta de menús o comidas más saludables fuera del hogar, a través de la restauración social, moderna y los dispensadores automáticos, con menos azúcares añadidos, sal, grasas saturadas y trans y menos calorías; y reafirmar y potenciar el esfuerzo y colaboración voluntaria y consensuada de las empresas de diversos sectores del entorno alimentario.

Del mismo modo, pretende apoyar y fomentar la investigación y desarrollo de productos que conformen una dieta con menos azúcares añadidos, sal, grasas saturadas y trans y calorías; impulsar las ‘buenas prácticas’ para una implementación efectiva de medidas que ayuden a mejorar nutricionalmente el conjunto de la dieta; impactar sanitaria y socialmente en la ‘cesta de la compra’ de las familias con productos reformulados para alcanzar dietas más equilibradas y consumos razonables; favorecer la coordinación de estas medidas con las distintas administraciones; y contribuir a nivel europeo a mejorar la base científica y la recopilación de datos que impulse estas iniciativas y su seguimiento.

“Se trata de una de las acciones más relevantes que hemos llevado a cabo desde el Ministerio. Es un plan que marca un antes y después porque vamos a mejorar la salud de la población y a propiciar una transformación social y empresarial ya que las empresas van a trabajar para hacer productos más saludables manteniendo la seguridad, sabor y textura”, ha asegurado la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, para insistir en que es el “principio de un gran cambio en la salud de la población y, especialmente, de las próximas generaciones”.

MENÚS MÁS SALUDABLES EN COLEGIOS Y HOSPITALES

En concreto, se va a reducir un 10 por ciento los azúcares añadidos de los productos lácteos, derivados cárnicos, néctares de fruta, salsas, bebidas refrescantes lima-limón, cereales de desayuno infantil y chocolateados; un 18 por ciento de la mayonesa; y un 5 por ciento de la bollería y pastelería, galletas, helados infantiles a base de agua, pan especial envasada y salsa fina o ‘kétchup’.

En cuanto a la sal, se va a reducir un 16 por ciento en los derivados cárnicos y en la mayonesa; un 10 por ciento en los aperitivos saldos, platos preparados y tomate frito; un 13,8 por ciento en patatas fritas; un 6,7 por ciento en las cremas de verdura; y un 5 por ciento en la salsa fina o ‘kétchup’. Las grasas saturadas se reducirán en un 10 por ciento en los aperitivos salados y ‘nuggets’; un 5 por ciento en galletas, bollería y repostería; y un 5 por ciento en los derivados cárnicos.

Asimismo, además de la ‘cesta de la compra’, el plan abarca también empresas de catering, por lo que los menús ofrecidos en los colegios y en hospitales serán más saludables, ya que aumentarán los platos cocinados a la plancha, se priorizarán las carnes magras frente a otras, se reducirán los productos precocinados o fritos y se ofrecerán más legumbres, pescados, verduras y frutas de temporada.

Respecto a los establecimientos, el acuerdo establece medidas como reducir el 50 por ciento el contenido de azúcar en sobres monodosis y un 33 por ciento en los de sal. Además, el sector de las máquinas de ‘vending’ se ha comprometido a adquirir sólo productos reformulados, aumentar del 30 al 50 por ciento la oferta de alimentos equilibrados y reducir el 15 por ciento la dosis máxima de azúcar añadido en máquinas calientes.

“Este plan, alcanzado con un enorme consenso y proceso de negociación, atiende a la necesidad europea de actuar sobre nutrientes seleccionados y que haya menos sal, azúcar y grasas en los productos y a una demanda del consumidor, el cual es cada día más exigente y responsable. Es una apuesta por la equidad y la igualdad social porque llegará a toda la ciudadanía”, ha zanjado la directora de la AECOSAN, Teresa Robledo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre