Balenciaga abre su nueva era en la París Fashion Week

    0
    517

    La Semana de la Moda de París ha sido testigo del estreno de Denma Gvasilla como sustituto de Alexander Wang al frente de Balenciaga. El nuevo Director Creativo de la marca ha roto de raíz con la etapa Wang para marcar un antes y un después en la estética y el espíritu de la maison francesa. La línea de lujo y sofisticación inspirada en los orígenes de la firma –y en la figura del propio Cristóbal Balenciaga– se ha quebrado para dar pie a una propuesta más terrenal.

    Sin embargo, sí que hay algo común entre Gvasilla y Wang que se ha mantenido, dándole una cierta continuidad a las colecciones de ambos: una concepción muy personal de la figura femenina que conlleva una clara apuesta por las siluetas originales. Los volúmenes en cintura y cadera y los hombros marcados con ayuda de hombreras y escotes en pico son el punto en común de toda la colección Otoño-Invierno 2016 de Balenciaga.

    En cuanto a las prendas, el nuevo Director Artístico deja atrás la feminidad haciendo gala de una de las colecciones más andróginas que la casa francesa ha presentado hasta ahora. Trajes-chaqueta de cuadros, gabardinas, jerséis oversize y camisas desarregladas recuperan parte de la estética de los ejecutivos de hace unas décadas, con una paleta de colores que se mueve entre el azul marino y el gris. En cuanto a la parte inferior de los looks, Gvasilla apuesta por faldas midi con volumen y los pantalones pitillo.

    La parte más enérgica e innovadora de la propuesta llega con abrigos y cazadoras de plumas –como las que se pueden ver en cualquier estación de esquí– en azul eléctrico, verde y rojo. Y en contraposición a estas prendas, otra parte importante de la colección está compuesta por vestidos vaporosos de corte asimétrico que combinan distintos estampados florales evocando los días más soleados del invierno.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor deja tú comentario
    Introduce tu nombre