Diputación contribuirá a la rehabilitación de la Casa Chanca en Zahara de los Atunes

0
38

La presidenta de la Diputación de Cadiz, Irene García, ha mantenido una reunión con el presidente de la Junta Vecinal de la Entidad Local Autónoma (ELA) de Zahara de los Atunes (Cádiz), Agustín Conejo, donde han tratado sobre la rehabilitación de la Casa Chanca, también conocida como Palacio de las Pilas, que contará con el apoyo de la Institución Provincial para aliviar la carga económica que representa para una localidad pequeña.

Según ha indicado la Diputación en una nota, el presidente de la ELA, Agustín Conejo, ha trasladado a la presidenta que este histórico inmueble cuenta con un proyecto de rehabilitación y el compromiso de la Secretaría General de Vivienda, que asumiría parte de los costes para acometerlo, para su puesta en valor como patrimonio cultural y turístico de la localidad. Mientras, la ELA debería hacer frente al resto de la financiación, para lo que, tras esta reunión, contará con respaldo económico de la Diputación.

La presidenta se ha puesto a disposición de la entidad local para asistirle en lo que pueda necesitar para que se haga realidad esta iniciativa y concretar a la máxima celeridad el apoyo de la entidad provincial.

Irene García ha manifestado su interés en apoyar a pequeñas localidades, que por sus propios medios lo tendrían muy difícil para desarrollar este tipo de actuaciones que permiten conservar el patrimonio histórico y cultural y potenciar su desarrollo como recurso turístico y revulsivo económico. La Casa Chanca puede considerarse un edifico emblemático para la población de la localidad y cuenta con un legado histórico relacionado con un fenómeno tan identitario del pueblo como es la pesca y explotación del atún.

En el encuentro de trabajo también ha estado presente el diputado de Desarrollo Local, Manu Chacón, la presidenta de la Fundación Medina Sidonia, Lilhiane Dahlmann, ya que el edificio fue probablemente construido por orden de Juan de Guzmán, el primer Duque de Medina Sidonia, en el siglo XV, y posteriormente renovado en el XVI.

Este recinto amurallado fue utilizado para manipulación de atunes, que en aquella época se practicaba en espacios abiertos. Cuenta con cuatro torres vigía y se diseñó con dos plantas: una para la salazón del pescado y su posterior almacenaje y distribución, y otra que se usaba para viviendas de quienes trabajaban en el lugar, como consta en los documentos archivados en la sede de la Fundación, en Sanlúcar de Barrameda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre