El estudio de inundabilidad de Chiclana estará redactado a principios de 2022

0
113

Este estudio, adjudicado a la consultora Idom, podrá permitir la modificación de los límites de los suelos inundables en el Plan General de Ordenación Urbana y liberar a determinadas parcelas de dicha calificación

El estudio de soluciones de defensa contra inundaciones del río Iro será una realidad en el primer trimestre del próximo año, una vez que la consultora Idom, adjudicataria de dicha actuación, ya ha comenzado con las tareas encaminadas a la elaboración del mismo, para lo que cuenta con un plazo de once meses. Se trata de un documento en el que se han centrado las principales demandas de este Gobierno Municipal a la Junta de Andalucía en los últimos años y se considera fundamental para el desarrollo económico y urbanístico de la ciudad”, según ha indicado el alcalde de Chiclana, José María Román, quien ha recordado que, “teniendo en cuenta que el actual Plan de Ordenación Urbana incluye importantes limitaciones en relación con esta materia, éste podría modificarse y posibilitar la reducción de suelos inundables, una vez concluya este nuevo estudio”.

Así pues, teniendo en cuenta la importancia de este asunto, el Ayuntamiento de Chiclana ha trasladado a la Junta su total colaboración y predisposición para trabajar conjuntamente con los técnicos autonómicos y la empresa consultora “con el único objetivo de obtener un informe final que responda de manera integral a la problemática de la inundabilidad en la ciudad y que contribuya a mejorar la vida en la misma”.

Román ha confiado en que la determinación exacta de la lámina de agua que podría afectar a la inundabilidad en Chiclana, fundamentalmente, en las cuencas del río Iro y del arroyo Carrajolilla, o la definición de posibles soluciones que pudieran implantarse para reducir el impacto de este efecto en la ciudad, sean algunos de los elementos que se pongan de manifiesto en este estudio de inundabilidad”, según ha expresado José María Román. También ha añadido que uno de los problemas del PGOU es precisamente el de las zonas inundables, sobre todo, tras el estudio de inundabilidad de 2010, en el que buena parte de las cuencas del Iro y el Carrajolilla estaba calificada como inundable, por lo que confia en que el nuevo estudio libere aquellos suelos que entienden no deben estar calificados como tales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tú comentario
Introduce tu nombre