Concentración de protestas por la mujer atropellada el pasado domingo

    0
    331

    En torno a 200 personas se concentraron el pasado domingo en Molino Viejo respondiendo a la convocatoria realizada por la plataforma vecinal que viene reivindicando medidas de seguridad para la zona en relación con el tráfico y la ejecución de las obras pagadas en 2008. La concentración se produjo tras la muerte el pasado martes 18 de una mujer de 63 años que se disponía a cruzar por un paso de peatones a la altura del antiguo camping de la Barrosa cuando fue atropellada por un turismo.

    Los representantes vecinales leyeron un comunicado en el que se denunciaba la falta de seguridad de la carretera que rodea al enclave, lamentando el fallecimiento de una mujer y transmitiendo su apoyo, enviando un fuerte abrazo, a los familiares de la víctima.

    Los vecinos denuncian que desde el equipo de gobierno se ha actuado poco o nada en la seguridad de la zona, pese a las quejas manifestadas por los residentes, quienes critican que las autoridades locales se hayan conformado con la instalación de un radar abordando la problemática solo desde el punto de vista de la velocidad de los vehículos, lo que para los vecinos constituye un error.

    Los vecinos denuncian la más absoluta falta de visibilidad en la Carretera de Molino Viejo, como así recoge la Guardia Civil en el atestado del trágico accidente, la carencia de acerados, que hacen que el peatón se juegue literalmente la vida, convirtiéndose la vía en una ratonera, la escasa y deficiente señalización de la zona, que hace imposible transitar a pie hasta el cercano y futuro centro médico y la falta de regulación en los cruces, muy transitados, produciéndose en verano situaciones de mucho peligro.

    La plataforma Carretera de Molino Viejo afirma que lo que reclama al Ayuntamiento son actuaciones ya pagadas y anuncia nuevas acciones de movilización vecinal para exigir lo que creen les pertenece por ley. Los congregados lamentaron la pérdida de una vida en circunstancias que entienden podrían haber sido fácilmente subsanadas y esperan no tener que reunirse nuevamente lamentando la pérdida de lo más preciado que tiene una persona, la vida. Los vecinos afirman que nadie está exento de sufrir, como conductor o como peatón, un siniestro como el ocurrido el pasado día 18.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor deja tú comentario
    Introduce tu nombre